samedi 28 janvier 2012

No me quites mi derecho a estar triste…

A Bremen, Alemania
19 de septiembre de 2005

Nota del autor: Juventud divino tesoro.

No pasa nada. En realidad no pasa nada, y no me hables de la vida como si no estuviese vivo, como si ahora no estuviese viviendo. Me da igual lo que puedas pensar ahora, pero, tu a mí no me castigas con el yugo de la palabra. La charla ahorrátela para cuando necesites convencer. Para cuando necesites abrumar o como ahora cuando la cobardía inunde tu alma.

No pienses que te estoy dando charla, porque no lo hago. Digo lo que pienso y cuanto pienso. ¿Por qué los seres humanos sois (SOMOS) todos iguales, todos cobardes y esquivos para con la realidad de amar?¿Por qué nos cuesta tanto ser sinceros y amar sin barreras?

La saturación de las historias de amor imposible me tiene hasta los cojones. ¿Por que no hay historias de amor de gente de calle, gente cotidiana? Expongo la tragedia para llamar tu atención hacia un amor cotidiano, como es el nuestro. Porque me dices que soy joven si eso ya lo sé. Porque me dices que no soy yo, que eres tu. Eso también lo sé. Si a mí de todo esto lo que me gusta es que no te quieres inculpar. Soy una maravilla y soy lo máximo, me quieres hacer creer. ¿Por qué me glorificas? Si yo soy normal y cotidiano, pero jamás frecuente. Un día me dijeron “sueña, sueña, sueña, vive, vive, vive pero sobretodo AMA, AMA, AMA”. No me dejes y pretendas que también te de las gracias por ello.

Aucun commentaire:

DER SUESSER UND ICH...

DER SUESSER UND ICH...
HOTEL DE VILLE-PARIS