dimanche 4 septembre 2011

Mujeres y cambio social

Un dia me preguntaron, mi opinión sobre como combatir el machismo en nuestra sociedad. Absolutamente, perplejo respondí que no era competencia de los economistas ese tema en particular. Sin embargo, como ciudadano privado podía dar mi opinión en una conversación privada. Ciertamente, en esa conversación privada redirigi el tema hacia mi primera novela donde de forma contundente expongo mi opinión. Hallese aquí esta:

[Doña María Isabel es una mujer muy inteligente, como la mayoría de las mujeres de su entorno. Escogió dedicarse a sus hijos y su marido con entereza, contruir un hogar de amor, paz y felicidad, sin renunciar a su vida profesional. Es una excelente diplomática y muchos dicen que mejor que su marido, con quien ha asistido a numerosas reuniones, entrevistas, convenciones y como no, galas. Es una mujer de un carácter muy fuerte, que lo aguanta todo, aunque no es machista. Es católica por tradición familiar, como ella misma se define y disfruta iendo a la iglesia y profezando su Fe. Eso si, a su manera.

En un mundo de hombres hacerles oposición ferréa sirve de poco. Para obtener mayores conquistas sociales siempre necesitaremos a los hombres y ellos siempre nos necesitarán a nosotras. Somos nosotras quienes les damos hijos de los que estarán orgullosos, quienes forjamos una educación, una casa y una familia. Somos nosotras quienes les damos forma y cara a la institución de la familia. Los hombres no son nuestros mayores enemigos, sino nosotras mismas. Somos nosotras, las mujeres quienes enseñamos a nuestros hijos a ser machistas, a no respetar a las mujeres, ser mujeriegos y antetodo les celebramos sus deslices. Nosotras, tenemos en nuestras manos el poder para cambiar el mundo. No esperemos que el cambio venga de los líderes politicos, cívicos o sociales. El cambio lo tenemos nosotras en nuestras casas. Nuestros hijos serán vecinos, policías, abogados, médicos, maestros, trabajadores sociales etc. Nuestros hijos serán quienes tomen las decisiones, por lo tanto, el trabajo de cambiar el mundo lo tenemos nosotras en nuestras casas. El éxito de nuestra sociedad dependerá de nosotras las mujeres. Seamos buenas madres, enseñemos a nuestros hijos el respeto a la vida; a la propia y la ajena. Muchas Gracias por escucharme”].

(Extracto sacado de mi novela "Soy tan pobre que lo unico que tengo es dinero")


Aucun commentaire:

DER SUESSER UND ICH...

DER SUESSER UND ICH...
HOTEL DE VILLE-PARIS