vendredi 22 juin 2007

Amarillo Deseo

Todavía me pregunto porque lo hiciste. ¿Por que tan de repente ese comportamiento? ¿Que querias? No, no, no me esquives. Te lo pido de favor. ¿Que pretendias? Confirmámelo porque yo, ya tengo la respuesta. ¿Querias desquiciarme? Pues no lo has conseguido. No te rias en mi cara, que es cierto. No lo has conseguido, yo ya estaba desquiciado. Si, lo reconozco. Me vuelves loco, me excitas y solo sueño con una cosa.

¿Llevarte a la cama, yo? Ahora quien se rie soy yo. Dejame terminar por favor. Sería un triunfo para ti, llevarme a mi a la cama. ¿Que eres tu la Dama? Eso es mentira. Es tan falso como la sonrisa angelical que llevas cuando vez a tu marido. Tu eres demasiado atractiva para ser una dama y antetodo demasiado mujer para ser una señora y comportarte como tal. La verdaderas damas no invocan este fuego que me quema, tampoco llaman a gritos a la lujuria ni deben tener deseos sexuales. Las verdaderas damas son eso, un espectro de buenas formas y buenas maneras sin resultado alguno. Estan huecas y son artificiales y tu eres mas real que el día y mas surreal que la noche. Me niego a definirte como una dama. Tu no. Tu ni formas ni maneras. Lo tuyo es la provocación, la irrupción de mis mas impuros sentimientos. Deseo tirarte del pelo mientras suavemente gimes mi nombre, deseo atarte mientras locamente beso tu cuello y te enrollo más a mi corazon y antetodo sujetar tu mirada al vaivén de tus inconstantes e inconclusas decisiones que no hacen mas que hundirme en un sinfin de extraños métodos de conquista.

Lo siento, no me pude aguantar. Eres madre y no puedo verte con esa cara. Tu para que te pones esa ropa. Vas provocando. Aun cuando te veo en las reuniones de padres y madres del colegio. No te lo he dicho, pero siempre que estamos alli imagino tirarte contra la pared y comenzar alli mismo a dar rienda suelta nuestro pacto. Mi pacto es probar tu elixir y el tuyo que me sepa amargo. Amarga es ya la lucha y mucha mas amarga será la victoria, si algun día. No me dejes insatisfecho, entre la pared no tienes escape y tu lo sabes. Lastima que te acobardes y vayas siempre a las reuniones con tus hijos. Tu eres demasiado mujer para ser señora y para ser madre. ¿Vas a dejarme poseerte o me vas a poseer tu a mi?

Eres muy femenina, muy segura, en fin muy mujer y por encima de todo me gustas porque no te puedo tener. No me rehuyes cuando te hablo en publico ni me provocas. Aportas ese sentido de ingenuidad que convierte nuestras conversaciones en espontáneas y complementan nuestra complicidad. Si, somos complicés. Tu naturalidad y mi premeditación, convierten este engaño en algo creíble, en algo digno de la mas grande de las fantasías.

Se me olvida decirte con que sueño. Sueño con quitarte ese vestido con el que siempre trasnochas y conquistas. Con el que haces que una veinteañera parezca una adolescente a tu lado. ¿Qué no repites ropa, dices? Pues si, yo solo te veo con la misma. Tu vas vestida siempre de amarillo pecado, amarillo deseo.

6 commentaires:

sergio a dit…

bravo por tu prosa!

Marlene a dit…

Oh la la Héctor.... Ya leí Amarillo, me encanta ;D

Pablo a dit…

hey ! se nota que te gusta escribir ;-) me ha gustado mucho !! a ver cuando pones los otros colores ! ;-) tschauu:-)

Laura a dit…

antetodo recalcar....la procedencia del autor.....

bueno....del personaje la procedencia del personaje y bueno la mala leche q lleva el tio casi se puede palpar....

Laura a dit…

Por lo demas, es muy intenso...y eso gusta...como expresa lo q siente...como lo explica y q de un titulo como amarillo...siga to ese texto....muy original
en resumen...original.apasionante.

concluida la critica.

Hector-Luis Roman Maldonado-Kasprowicz a dit…

Fijate que has pillado muy bien el asunto. La idea de que a partir de un color se pueden simular sentimientos, gestos y obtener respuestas es la trama central de la serie. En fin estimular y obtener una sensacion.

Amarillo en principio, no puede ser violento ni despectivo. Lo usamos para sentir pureza, alegria y es vida (margaritas, tulipanes, girasoles etc).

Sin embargo, el reto es pasar de un color como el amarillo a una historia creible que pudiera transformar la mente del lector y llegarle a producir un sentimiento de rechazo a traves de repulsiones creibles donde estuviera implicado el color amarillo.

DER SUESSER UND ICH...

DER SUESSER UND ICH...
HOTEL DE VILLE-PARIS