mercredi 4 avril 2007

Muy Pija para ser Alemana

Son las 13.30h y subo al auto que despues de recorrer 600 km me trasladara a Duesseldorf, una ciudad del oeste de Alemania y de la que se poco, muy poco. Dicen que esta ubicada en el Rin. Que tiene una de las mejores vistas del rio. Asimismo, que es muy moderna, silenciosa y no tiene problemas economicos.

Tengo mucha ansiedad por llegar. Tengo que llegar hasta “Oberkiller Alle”, alli se encuentra ubicado el edificio de “AIDS-Hilfe”, la organizacion que ha prestado sus instalaciones para poder realizar el cotejo de nombres y deportes o “Registrierung”. El chofer, Uwe Fischer, comienza por adentrarme un poco a lo que es Duesseldorf. Y es que, esta ciudad no es solo un cojunto de edificios donde vive gente. Tampoco la union de edificios historicos, memorias de Guerra ni mucho menos cenizas de atrocidades de Guerra. Duesseldorf es simbolo el milagro economico aleman. Duesseldorf es el simbolo de esa Alemania que prospera, autosuficiente y solidaria, pero a la misma vez despreciable y fria.

Habia olvidado que hoy viernes 30 de marzo, comenzaba la “schueler ferien” o vacaciones escolares por Pascua. Hay demasiados “staubs” y son estos atascos que se prolongan por mas de 30 km en la ‘autobahn’ alemana, los que hacen que llegue a Duesseldorf cerca de las 19h. Alli no tengo problemas para encontrar el edificio de la ‘Aids-Hilfe’ por lo que procedo a registrarme y sin mas contratiempos, en 15 minutos he terminado.

Toca el momento de ir a casa del anfitrion. ¿Como llegamos? Pues lo mas simple seria en taxi, pero al ausentarse de mi bolsillo esos euros, prefiero el transporte colectivo. ¿El mapa, bien, gracias y tu? Es un enredo que no se entiende y es que el sistema de transporte colectivo de la ciudad esta unido al sistema de transporte del Rin y aparentemente la señalizacion es muy mala. Simplemente al cabo de tres alli, nunca entendi el mapa, pero me fui con la sensacion que no habia razon para que. La dimension de la ciudad no obliga a hacer mayores ajustes para el transporte.

Ya he llegado a la casa de anfitrion. ¿Que me parece? Ufff genial. De puta madre. Vaya preciosidad de piso. Me sentia que visitaba a los padres de un amigo cuando todavia estaba en el colegio. ¿La cena? Pues, despues de caminar 15 minutos, preguntar y caminar otros 10, conseguimos un italiano que por una modica suma de 15 euros te ofrece, Tagliatelles y dos cañas. A mi en lo particular, me parecio al caro, pero alli la gente no se inmutaba mucho. El salon muy silencio a pesar de estar lleno, tronaba cuando yo comentaba durante la conversacion en la mesa y e sue sencillamente mi tono de voz era bastante alto. Y ese fue mi sentir general de la ciudad. Hermosa, silenciosa y muy elegante. Pareceria un piropo, pero no lo es. Se puede caer en la exasperacion y en el desprecio, cuando no se puede expresar lo que llevamos dentro. Y es que la muy adorable Duesseldorf simplemente no es para mi. Necesito una ciudad que plasma retos urbanos y cosmopolitas y ofrezca visiones de mundializacion .Duesseldorf raya en lo sublime, pues el silencio no deja dormir. Su hermosura parece artificialidad y elegancia no parece espontanea. Y ella es asi. Todo esta planificado, contemplado y hablado. Hay poco espacio para la espontaniedad y lo alternativo. Ella es una gran dama y a mi parecer, muy pija para ser alemana.

1 commentaire:

sergio a dit…

si es que ya te has malacostumbrao al Berlín de Prenzlauer Berg... hmmm te echo de menos a ti y a berlin!

DER SUESSER UND ICH...

DER SUESSER UND ICH...
HOTEL DE VILLE-PARIS